Consejos para elegir un curso de inglés

El aumento en la demanda de acreditación del nivel de inglés junto con la demanda en el mercado laboral ha llevado a los jóvenes y adultos a lanzarse a la búsqueda de cursos y centros que permitan adquirir el mayor conocimiento con acreditación en el menor tiempo posible. Esta situación ha incrementado también la variedad de oferta de cursos de inglés. Con lo cual muchos se encuentran en estas fechas buscando e intentando elegir el mejor curso que se adapte a sus necesidades. Los meses de verano son una buena época para refrescar o reforzar el nivel de inglés y plantear el inicio del próximo curso lectivo.

 

¿CUANTO CUESTA UN CERTIFICADO?

A la hora de elegir el curso de inglés, lo primero que se ha de tener en cuenta es el objetivo de dichos estudios. Por un lado, tener claro si la acreditación es indispensable y si se tiene una fecha límite para su presentación en algún centro. De ser así, los cursos recomendados son los intensivos de preparación de examen. Muchos estudiantes desconocen la dificultad técnica y la limitación de tiempo que tienen dichos exámenes (que se aprueban con un 60% o 70%), además del precio de las tasas de examen, que van desde los 110€ aprox. para un certificado de Cambridge de B1 a los 200€ aprox. para uno de B2-C1-C2. Es fundamental que se tengan en cuenta estos aspectos, de dificultad y precio a la hora de elegir un curso, ya que dicha inversión de tiempo, esfuerzo y dinero no son recomendadas si no es requisito de algún centro.

Por otro lado, quienes se planteen obtener una certificación a medio/largo plazo les recomendaría para verano un curso de inglés genérico, adaptado al nivel, que permita consolidar el nivel que se tiene y comenzar con el siguiente. Un curso genérico intensivo se diferencia del anterior simplemente por no estar centrado en la preparación de un examen pero de igual modo trabaja todas las áreas del inglés y permite revisar los contenidos de forma gradual quitando así el estrés y la presión del examen.

Para quienes tengan un nivel intermedio alto y deseen mantener su nivel y practicar la parte comunicativa y aumentar el vocabulario les recomendaría cursos que refuercen estos aspectos, clases flexibles, de conversación o enfocadas en las áreas de uso más comunes como viajes, transporte, aspectos culturales etc.

 

learning english

¿INTENSIVOS O ACADÉMICOS?

Personalmente, recomiendo los cursos cortos genéricos para los meses de verano y los cursos amplios, de unos 8 meses para desarrollar el nivel y obtener una certificación al finalizar el mismo. Es importante tener claro que el término “curso intensivo” no significa “aprenderás todo lo necesario en 2 meses” o “obtendrás el certificado”. Un curso intensivo significa trabajar de forma intensiva el contenido clave y los errores comunes en un examen. Como contenido clave, están los tiempos, los formatos de los ejercicios, los aspectos gramaticales a evaluar, el vocabulario, entre otros. Pero dos o tres meses de trabajo intensivo no significa que se vayan a asimilar todos los contenidos. Dependiendo del nivel y la práctica del alumno, un curso intensivo puede consolidar y prepararlo para el examen o puede significar un gran esfuerzo y un cierto grado de frustración al ver que no se pueden alcanzar los objetivos en tan poco tiempo.

 

¿CORRERIAS UN MARATÓN SIN PREPARACION?

Un ejemplo que os puede ayudar a visualizar mejor el proceso es comparar el aprendizaje de un idioma y la preparación de una certificación, con el ejercicio físico. Presentarse a una prueba de nivel equivaldría a correr una maratón. Si te quieres preparar para una maratón y quedar en buena posición (aprobar con 70%), tienes que tener una buena condición física (una base de gramática y vocabulario acorde al nivel del que te examinas). Prepararte para obtener una buena posición en una maratón en dos meses si no has estado corriendo en todo el año es una tarea muy difícil y requeriría de una dedicación de muchas horas al día, y aún así puede que no alcances el objetivo o te quedes solo unos puestos por detrás. Sin embargo, plantear el mismo objetivo para un curso de 8 meses equivale a un entrenamiento gradual, que requiere aún así esfuerzo y dedicación pero se adapta a la disponibilidad real de tiempo para dedicar al estudio. Es importante recordar que asistir a clase no equivale a asimilar los conocimientos, normalmente esto lleva tiempo y mucha práctica, sobre todo práctica.

En resumen, a la hora de elegir un curso necesitáis tener claro vuestro nivel de partida (que podéis averiguar con una prueba antes de inscribiros en un centro) vuestro objetivo a corto y largo plazo y cuál es vuestra disponibilidad de tiempo real para dedicar al estudio y la práctica.

Share